Los columbarios eran los cementerios de los antiguos romanos. Con esta palabra latina se denominaba al conjunto de nichos donde colocaban las urnas cinerarias. Nuestra cripta principal se encuentra rodeada por 212 columbarios con capacidad para ocho urnas cada uno, distribuidos en tres secciones, y presididos en su parte central por la imagen del Santo Entierro. El 23 de febrero de 2.002 la cripta fue bendecida por el Rvdo. D. José María Navarro Mancebo, día en que fue ubicada definitivamente la antigua imagen del Santo Entierro -que se procesionó por última vez el Viernes Santo de 2.001- pasando a presidir el Santo Lugar. Desde ese momento están depositadas las primeras cenizas de los restos incinerados de hermanos que pertenecieron a la Hermandad.

Resumen de las normas en la adjudicación de columbarios:

  • Para poder ser cesionario de un columbario es imprescindible que la persona adjudicataria sea hermano de la Cofradía, lo que no implica que los restos incinerados que se depositen en el columbario pertenezcan a un difunto que fuese o no hermano. La Hermandad hará entrega de una llave del columbario que se le adjudique, así como una placa en la que podrá grabar la inscripción o epitafio correspondiente.
  • Las medidas de los estuches para depositar las cenizas de los restos incinerados, serán los que la Hermandad facilite.
  • Se debe poner en conocimiento de la Hermandad, con antelación, el propósito de depositar cenizas, informando al mismo tiempo a quién pertenecían.
  • Podrán acceder a la cripta a fin de orar dentro del horario establecido para ello y en compañía de las personas que lo deseen.
  • Podrán transmitir mortis causa los derechos y obligaciones derivados de la pertinente adjudicación a sus herederos, siempre que estos sean hermanos de la Cofradía.
  • Podrán retirar las cenizas depositadas, notificándolo previamente a la Hermandad.
  • La Hermandad se obliga a guardar los estuches de cenizas depositados en la cripta con todo celo y diligencia, comprometiéndose a conservarlos con el decoro propio del lugar sagrado en el que se custodian y el respeto debido a la memoria de los difuntos.

 Cripta de los columbarios

Para la cesión de estos columbarios se han establecido unos donativos cuya finalidad pretende únicamente sufragar parte de los gastos derivados del mantenimiento de la Hermandad. Para mayor INFORMACIÓN o formalizar una RESERVA puede solicitarlos a través de nuestro  correo electrónico.