Imagen de candelero realizada en 1981 por el imaginero malagueño Pedro Pérez Hidalgo y bendecida el 5 de abril del mismo año por el párroco D. Alejandro Escobar Morcillo. Está claramente inspirada en la desaparecida Virgen de las Lágrimas del escultor Pedro de Mena con cuyo modelo guarda bastante similitud aunque no alcanza las cotas conseguidas por el escultor barroco. De tamaño natural, nos encontramos ante una imagen de vestir de las llamadas de candelero, presentando anatomizadas cabeza y manos. De expresión bastante dramática, clava su mirada al cielo, mientras abre sus manos en actitud declamatoria siguiendo gustos mas afines con la escuela sevillana. En su diseño se previó el modelado del cabellos enmarcando el ovalo facial con el objeto de que quedara visible al ser ataviada. Todo esto y en combinación del cromatismo de la policromía añaden a la pieza una expresión de madurez poco común en las dolorosas procesionales andaluzas. Presenta un semblante con rasgos de madurez que se aleja claramente del canon andaluz de mujer joven. Es procesionada el Viernes Santo tras el paso del Santo Entierro.