lignumLa Vera Cruz es la cruz en la que fue ejecutado Jesús de Nazaret. Hacia el año 326 la emperatriz Helena, madre del emperador Constantino, declaró que había hallado la Vera Cruz durante un viaje a Jerusalén realizado con objeto de encontrar el Santo Sepulcro que se hallaba perdido. La emperatriz cuando llegó a Jerusalén hizo someter a torturas a los judíos más sabios del país para que confesaran cuanto supieran del lugar en el que Cristo había sido crucificado.Después de conseguir esta información, la llevaron hasta el monte de la calavera (el Gólgota), donde el emperador Adriano, 200 años antes, había mandado erigir un templo dedicado a la diosa Venus. Santa Helena ordenó derribar el templo y excavar en aquel lugar, en donde encontró tres cruces: la de Jesús y la de los dos ladrones. Para averiguar cuál de las tres era la cruz verdadera (Vera Cruz), la santa ordenó que le trajeran un hombre muerto. En cuanto lo pusieron sobre la Vera Cruz el hombre resucitó. La emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el lugar del hallazgo un fastuoso templo, la llamada Basílica del Santo Sepulcro, en la que guardaron la reliquia.

A partir de entonces es venerado por los cristianos, de tal manera que se va fragmentando en pequeñas astillas a lo largo de los años. Estos trocitos de la Cruz Verdadera o Vera Cruz recibieron en latín el nombre de Lignum Crucis, denominación con la que se conoce a lo largo de los siglos. El Santo Lignum Crucis, la reliquia más importante de la cristiandad, llegaría por primera vez a España desde Tierra Santa junto con la reliquia del cuerpo de Santo Toribio de Liébana, obispo de Astorga, en el siglo V. En el Monasterio de Santo Toribio se conserva el fragmento mayor de la Cruz de Cristo que, según cuenta la tradición, lefue entregado al obispo de Astorga por el Papa León I.

Esta reliquia siempre ha estado ligada a las hermandades con la advocación de la Vera+Cruz (culto a la Verdadera Cruz). En Málaga, las primeras referencias datan después de la toma de la capital en 1457 por los Reyes Católicos. Estos conquistadores ya traían consigo el madero de la Cruz de Cristo, fundando una ermita de la Vera+Cruz en las cercanías del castillo de Gibralfaro, expandiéndose por el resto de nuestra provincia.

En Almogía, tras la Guerra Civil, el Santo Lignum Crucis no se volvió a venerar públicamente hasta 1.993, año que fue portado en Procesión por un hermano. Anteriormente fue custodiado en el convento de la Orden de las Carmelitas que había en nuestro pueblo. Una vez clausurado dicho convento las monjas dejaron las reliquias a Doña Micaela Vargas Díaz, camarera que fue del Santo Cristo de la Vera+Cruz, y ésta a su vez se la encomendó a su sucesora en el cargo Doña Dolores Jiménez Luque, quién la donó a esta Venerable Hermandad. Desde entonces el Santo Madero se procesiona cada Jueves Santo precediendo al Santo Cristo con todo el respeto y devoción que sin duda merece.